El blog de los traductores

“El trabajo de escribir en la oscuridad”, por Dolores Caviglia

martes 28 de febrero de 2012, Publicada en Traductología

Traducir una obra literaria no es pasar las palabras de una lengua a otra. Son muchos los aspectos que deben estudiarse e internalizarse para lograr la escritura del libro ajeno. A continuación, un análisis sobre unan figura que no siempre pasa advertida.
La tarea del traductor literario lejos está de ser la de traspasar una obra de un idioma a otro. Ser bilingüe o multilingüe no basta para lograr un sincero trabajo que comunique aquello que el autor intenta transmitir a quienes se dispongan a leer una de sus historias.
Los pasos a seguir son varios y arduos. Se debe conocer el contexto en que la trama tiene lugar así como el de producción; hay que internalizarse en la cultura de la época para reconocer estructuras gramaticales típicas y encontrar su correlato más pertinente con el objetivo de permanecer la más fiel posible a la intención; y, por sobre todo, hay que saber lidiar con el fracaso anunciado, porque la traducción literal no parece algo posible.
Confiar en que una misma palabra tiene su correlato exacto en otro idioma es algo inocente. Si bien así es cómo usualmente se aprende una lengua extranjera, parece ser más una convención necesaria que una certeza.

Fuente: infobae
Acceso al artículo completo.

Escriba un Comentario

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.